El Seminario Redemptoris Mater en el Magisterio de la Iglesia

El Seminario Misionero Archidiocesano “Redemptoris Mater” de Dar es Salaam, como todos los demás Redemptoris Mater del mundo, está sólidamente fundado sobre el magisterio de la Iglesia Católica, como fruto de la renovación del Concilio Vaticano II, las enseñanzas de los Papas y los estatutos del Camino Neocatecumenal, aprobados por la Santa Sede en 2008.

Un nuevo clero internacional y misionero

“El don espiritual que recibieron los presbíteros en la ordenación no los dispone para una misión limitada y restringida, sino para una misión amplísima y universal de salvación “hasta los extremos de la tierra” (Hch 1, 8), porque cualquier ministerio sacerdotal participa de la misma amplitud universal de la misión confiada por Cristo a los apóstoles. Pues el sacerdocio de Cristo, de cuya plenitud participan verdaderamente los presbíteros, se dirige por necesidad a todos los pueblos y a todos los tiempos, y no se coarta por límites de sangre, de nación o de edad, como ya se significa de una manera misteriosa en la figura de Melquisedec. Piensen, por tanto, los presbíteros que deben llevar en el corazón la solicitud de todas las iglesias. (…) Para ello, pues, pueden establecerse útilmente algunos seminarios internacionales.”

“La formación de los alumnos ha de realizarse de tal modo que se sientan interesados no sólo por la Iglesia particular a cuyo servicio se incardinen, sino también por la Iglesia universal, y se hallen dispuestos a dedicarse a aquellas Iglesias particulares que se encuentren en grave necesidad.”

…y, al mismo tiempo, diocesano

“Estos seminarios diocesanos pertenecen al obispo. Nosotros sólo hemos ayudado a que florezcan nuevas vocaciones. Los seminaristas están a disposición del obispo, que los envía allí donde haya una auténtica necesidad, a aquellas regiones del mundo en las que, debido a la carencia de sacerdotes, la fe del pueblo se ve amenazada”. (Palabras de Kiko Argüello con ocasión de la visita de Juan Pablo II al seminario archidiocesano “Redemptoris Mater” de Santo Domingo, 11/octubre/1992)

Juan Pablo II “Vuestro destino concreto compete al obispo, que se preocupa tanto de las necesidades de su diócesis como de las exigencias de la misión universal. [Al acatar con actitud de confiada y cordial obediencia sus decisiones, encontraréis vuestra paz y vuestra serenidad interior y podréis expresar en todo caso vuestro carisma misionero, dado que también aquí, en Roma, la pastoral se caracteriza, y deberá caracterizarse cada vez más, por la prioridad de la evangelización].”

La utilidad del Camino Neocatecumenal

Benedicto XVI“A los presbíteros y seminaristas […] Sois un signo especial y elocuente de los frutos de bien que pueden nacer del redescubrimiento de la gracia del propio Bautismo. Os miramos con particular esperanza: sed sacerdotes enamorados de Cristo y de su Iglesia, capaces de transmitir al mundo la alegría de haber encontrado al Señor y de poder estar a su servicio.”